Cuba, ONU

Cooperación cubana en más de 150 países demuestra  las amplias posibilidades de la Cooperación Sur-Sur, argumenta representante de la isla en ONU

Nueva York, 12 de febrero de 2020.-  La Cooperación Sur-Sur ha demostrado ser una herramienta eficaz para los países en desarrollo y para el rediseño de la arquitectura de la cooperación internacional. Representa la consolidación de alianzas entre nuestras naciones y la determinación de pautas en la identificación de las necesidades autóctonas de los países en desarrollo. Constituye, además, un complemento de los compromisos de los países desarrollados con los países en desarrollo en la construcción de una sociedad sostenible a nivel global, regional y nacional. Así lo expresó Juan Miguel González Peña, Primer Secretario de la Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas.

Destacó la voluntad de Cuba en favor de su tradicional vocación de ayuda solidaria hacia los pueblos más necesitados sin condicionamientos y con absoluto respeto a la soberanía y autodeterminación de cada nación. Los modestos aportes de Cuba y sus programas de cooperación en más de 150 países son evidencia de las amplias posibilidades de la Cooperación Sur-Sur, puntualizó.
En su intervención – cual tuvo lugar durante el Diálogo interactivo: "Apuntando al hambre": Cooperación Sur-Sur y Triangular para la transformación de la agricultura, de la Segunda Comisión de la ONU--, el alto diplomático cubano ilustró como a pesar de los resultados alcanzados durante estos 40 años, los retos persisten debido a los problemas estructurales en los países del Sur, dígase pobreza y hambre extrema, débiles condiciones de salud, vulnerabilidades ante desastres naturales y altos endeudamientos.

Llamó a exigir mayor responsabilidad de todos y un reclamo a los países desarrollados para que cumplan los compromisos internacionales acordados en la Agenda de Addis Abeba y en materia de Ayuda Oficial al Desarrollo. Reclamó, asimismo, fortalecer el multilateralismo, lograr mayor involucramiento del Sistema de las Naciones Unidas y una acción integrada y armónica de toda la comunidad internacional para que las naciones en desarrollo logren el objetivo de hambre cero, enarbolado en la Agenda 2030.

(Cubaminrex-Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas)

Información relacionada :

Declaración de Cuba en  Diálogo interactivo: "Apuntando al hambre": Cooperación Sur-Sur y Triangular para la transformación de la agricultura. Nueva York, 12 de febrero de 2020

Señor Presidente:

Cuba agradece la convocatoria a este diálogo, que estamos seguros apoyará los esfuerzos internacionales en favor de la seguridad alimentaria en todo el mundo.

La Cooperación Sur-Sur ha demostrado ser una herramienta eficaz para los países en desarrollo; para el rediseño de la arquitectura de la cooperación internacional; así como para la consolidación de alianzas entre nuestras naciones. Al mismo tiempo, ha trazado pautas en la identificación de las necesidades autóctonas de los países en desarrollo. Constituye además un complemento de los compromisos de los países desarrollados con los países en desarrollo, en la construcción de una sociedad sostenible a nivel global, regional y nacional.

A pesar de los resultados alcanzados durante estos 40 años, los retos persisten. Muchos de nuestros países aun enfrentan severas circunstancias de pobreza y hambre extrema, débiles condiciones de salud, vulnerabilidades ante desastres naturales y altos endeudamientos, entre otros problemas. Al ritmo y nivel de implementación actual, no cumpliremos para el 2030 el objetivo de hambre cero planteado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Todo ello exige mayor responsabilidad de todos y un reclamo a los países desarrollados para que cumplan los compromisos internacionales acordados en la Agenda de Addis Abeba y en materia de Ayuda Oficial al Desarrollo. También debemos abogar por fortalecer el multilateralismo, lograr mayor involucramiento del Sistema de las Naciones Unidas y una acción integrada y armónica de toda la comunidad internacional.

Cuba reafirma su compromiso con los postulados del Plan de Acción de Buenos Aires, el Documento Final de Nairobi y el Documento final de Buenos Aires de la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur, todos los cuales mantienen su total vigencia y relevancia.

A pesar de ser un pequeño estado insular en desarrollo, Cuba está determinada a continuar su tradicional vocación de ayuda solidaria hacia los pueblos más necesitados, sin condicionamientos y con absoluto respeto a la soberanía y autodeterminación de cada nación.

Aun cuando disponemos de limitados recursos materiales, hemos puesto en práctica programas de cooperación en más de 150 países, donde han participado cientos de miles de profesionales en diversas áreas y sectores, incluido en apoyo y desarrollo de proyectos en el sector agrícola y alimentario. Estos modestos aportes de Cuba son evidencia de las amplias posibilidades de la Cooperación Sur-Sur. 

Un ejemplo de que ni las distancias geográficas o dificultades económicas podrán impedir la cooperación entre nuestros pueblos, ha sido la implementación de exitosos proyectos de cooperación entre Cuba y naciones del Pacífico con el propósito de contribuir a la mejora de la producción alimentaria y la protección general del medio ambiente para las comunidades.

Sr. Presidente,

En nuestras manos está la altísima responsabilidad de lograr que las experiencias sobre las que intercambiaremos en esta jornada tributen a la concreción de acciones en beneficio de nuestros pueblos. Concluyo renovando el compromiso de Cuba con la Cooperación Sur-Sur como vía para contribuir al desarrollo de nuestros pueblos y expresión también de la vocación solidaria, internacionalista y humanista que ha guiado el actuar de la Revolución Cubana.

Muchas gracias.

(Cubaminrex-Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas)

Fuente

Etiquetas