El bloqueo constituye el principal obstáculo al desarrollo del país

El bloqueo constituye el principal obstáculo al desarrollo del país

Cuba presenta una situación distinta pues somos un país socialista y el pueblo es el centro de atención de nuestro Gobierno, enunció Malmierca Díaz, y reiteró que “nadie va a quedar desamparado aunque, como resultado de la pandemia, van a existir afectaciones”.

A ello se suman las afectaciones por el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU., el cual constituye el principal obstáculo al desarrollo del país. 

Malmierca Díaz dijo que resulta vergonzoso como en esta situación sanitaria generada por el nuevo coronavirus, el Gobierno norteamericano “trate de desvirtuar la realidad, y plantee que exportan alimentos a Cuba, lo cual es cierto, pero no hablan acerca de las condiciones onerosas en las que las hacen”.

De acuerdo con el titular del Mincex, Cuba debe pagar por adelantado y operar con navieras autorizadas por ellos de manera exclusiva.

En el caso de los medicamentos, añadió que la empresa importadora y exportadora MediCuba, ha dejado claro que es una flagrante mentira que EE.UU. exporte fármacos a la isla caribeña, cuando realmente se trata de lo contrario: “Han creado dificultades para que podamos adquirir los recursos necesarios para enfrentar no sólo esta pandemia, sino todos los desafíos del desarrollo económico y social”.

La COVID-19 hará sentir sus efectos negativos en la economía cubana

Malmierca Díaz apuntó que en la economía cubana, la COVID-19 hará sentir sus efectos negativos en diversos aspectos, como las exportaciones.

“Uno de los principales servicios de exportación de la isla es el turismo, y ya estamos apreciando cómo no solamente en Cuba, sino a nivel internacional presenta una contracción”, dijo.

Expresó que debido a las decisiones tomadas a fin de cuidar la salud del pueblo, el país no está recibiendo turistas, y ello va a influir en los ingresos.

También se refirió a las dificultades en otros renglones, como consecuencia de la contracción en los mercados; por tanto, habrá efectos en los precios y en las exportaciones del níquel y el azúcar.

Según el funcionario, hay otros porductos que, si bien no presentan afectaciones en los precios, sí las tienen en la demanda, como el tabaco y el ron.

Malmierca Díaz añadió otras problemáticas en el sector de la logística y el transporte internacional, como el marítimo y el aéreo, usados para efectuar las exportaciones de tabaco hacia otras naciones.

El ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera informó que también se presentarán afectaciones en las importaciones, pues un grupo de renglones que necesita el país están siendo preservados por las naciones productoras en su propio beneficio.

“Trataremos de evitar que, en el caso de los alimentos, hayan afectaciones a la población”, acotó, y puntualizó que han existido incrementos de los precios de la leche en polvo (15%), y el arroz (18%), dos renglones altamente demandados por los cubanos.

En sentido general, existe un encarecimiento de la transportación internacional, debido a la escasez de la oferta, lo cual impactará en el país.

No vamos a renunciar a nuestro derecho al desarrollo

En otro momento de su intervención, Malmierca Díaz se refirió a cómo Cuba va a actuar ante estos problemas objetivos.

En primer lugar, dijo, no vamos a renunciar a nuestro derecho al desarrollo económico y social; aún en esta situación compleja vamos a seguir trabajando con mentalidad optimista y al mismo tiempo realista.

El titular llamó a prepararse para situaciones muy complejas y manifestó que se analizan experiencias del pasado (los años del Período Especial), aunque puntualizó que se tienen mejores condiciones para enfrentar los actuales desafíos.

“Podemos utilizar algunas medidas tomadas en aquel tiempo, como el ahorro y el uso eficiente y racional de los recursos”, sintetizó.

También llamó a estudiar las experiencias internacionales que permitan enfrentar los problemas en el ámbito económico.

“Nuestra economía es muy abierta y depende mucho del comercio exterior, por lo que se debe trabajar en función de exportar, sustituir importaciones sobre todo en lo referido a alimentos y energía, y mantener todos los esfuerzos por atraer la inversión extranjera”, expresó el titular del Mincex.

En cuanto a la sustitución de importaciones, el Ministro valoró que se torna un tema más necesario y urgente, sobre todo en la producción de alimentos en el sector agropecuario y el encadenamiento con la industria.  

“Todo eso nos va a permitir hacer ahorros importantes en divisas; los recursos más seguros que tendremos serán los que seamos capaces de producir en el país”, apuntó.

En medio de la situación, destacó varias oportunidades favorecedoras como el gran desarrollo de la industria biofarmacéutica cubana, y productos tan prometedores como el Interferón alfa 2b, el cual “abre posibilidades a nuevas oportunidades para la exportación, así como los servicios médicos”.

“No podemos detener el esfuerzo del pueblo en promover que se exporte y se produzca más, y que en los territorios se generen nuevas posibilidades para, una vez el país retorne a la normalidad, se sigan aprovechando”, destacó.

En 2020 más de 600 millones de dólares de capital comprometido

En lo referente a la inversión extranjera, Malmierca Díaz señaló que a pesar del bloqueo, el país ha demostrado que es una plaza en la cual confía el empresariado internacional.

“En los primeros meses de este año se han aprobado nuevos proyectos por más de 600 millones de dólares de capital comprometido, y se están negociando más de 1 000 millones de dólares en proyectos ya avanzados”, afirmó.

Dijo que, además de priorizar los proyectos para exportación, la producción de alimentos y aquellos que generen energía a través del uso de fuentes renovables, Cuba apuesta además por nuevas modalidades y fórmulas que permitan hacer proyectos más pequeños, con impactos de respuesta rápida y que permitan al país aprovechar mejor los recursos.

Por último, Malmierca Díaz se refirió a la cooperación internacional, y rememoró que cuando la pandemia aún estaba  focalizada en China, Cuba fue uno de los primeros países en ofrecerle la solidaridad a ese país.

En contraste con el neoliberalismo, “Cuba se erige como un referente internacional en materia de cooperación Sur-Sur, y lo está demostrando, al ser el país que ha reaccionado de manera más solidaria, aún en medio de sus carencias”.

La nación antillana tiene en este momento 24 brigadas médicas en 22 países, lo que involucra a más de 2 000 trabajadores de la salud. 

También el país ha recibido ayuda de los gobiernos de Venezuela, China y Vietnam, mientras que superan el centenar las donaciones de organizaciones del Sistema de Naciones Unidas, grupos de solidaridad, cubanos residentes en el exterior, empresas que tiene proyectos en este territorio.

“Esos ofrecimientos, los cuales no han arribado en su totalidad a la nación, alcanzan la cifra de casi 15 millones de dólares, aunque no cuento en ese número donaciones en efectivo por más de medio millón de dólares ”, informó Malmierca Díaz.

Entre los implementos recibidos se encuentran medios de protección, alimentos, kits de diagnóstico, medicamentos, todos para el beneficio del pueblo.

(Cubaminrex - Cubadebate)

Fuente