Cuba, ONU

A pesar del bloqueo estadounidense, Cuba muestra numerosos logros en materia de bienestar de sus niños

Nueva York, 12 de febrero de 2020.- El bienestar de los niños y niñas es un propósito inherente al proyecto social cubano, y su cumplimiento cabal se instrumenta a través de políticas sociales, programas y proyectos en las áreas de la salud, la educación, la seguridad social y otras. Estos servicios han sido generalizados a escala nacional y tienen hoy un alcance universal y gratuito para todos los niños y niñas, con una atención específica para garantizar el acceso de los más vulnerables; argumentó hoy el Embajador Oscar León González, Encargado de Negocios a.i. de la Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas en el marco de la Primera sesión regular de la Junta Ejecutiva de UNICEF y la adopción del Programa País para Cuba.

El representante de la isla, comentó que dicho Programa responde a las necesidades y prioridades nacionales, alineadas con el Marco de Cooperación para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, se articula con el  Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, y es coherente con las prioridades definidas en la Convención sobre los Derechos del Niño, que constituye un marco de referencia para la colaboración entre UNICEF y Cuba.

Explicó que su país, aplica un enfoque holístico al desarrollo en la primera infancia, proporcionando un sistema de servicios integrado a niños y niñas menores de 6 años y sus familias, que tiene como objetivo promover el mejor comienzo en la vida a toda la población infantil, y el máximo desarrollo del potencial de cada niño. Programas como “Educa a tu hijo” o el de  atención materno-infantil son ejemplo de ello, ilustró.

Cuba muestra numerosos logros en materia de atención a la infancia, a pesar de su condición de país en desarrollo que ha padecido por casi  60 años el bloqueo económico, comercial y financiero del Gobierno de los Estados Unidos: garantiza el derecho a la educación a todos los niños;  se  encuentra dentro de los 35 países con la tasa más baja de mortalidad infantil en el mundo y dentro de los primeros en la región de América Latina y el Caribe, con una tasa de mortalidad infantil en el 2019 de 5.0 por cada 1000 nacidos vivos; el índice de supervivencia infantil, durante los primeros cinco años de vida, supera el 99% desde hace 20 años; fue el primer país del mundo en eliminar la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis congénita, una condición otorgada por la Organización Mundial de la Salud en 2015 y ratificada en septiembre pasado.

León González, aprovechó la oportunidad para  expresar la confianza de Cuba en el nuevo Programa de País, cual contribuirá de manera significativa a mantener y desarrollar aún más los logros alcanzados con relación a la infancia y la adolescencia, fruto de la Revolución y el esfuerzo del pueblo cubano.

(Cubaminrex-Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas)

Información relacionada :

Declaración de Oscar León González, Embajador, Encargado de Negocios a.i. de la Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas en el marco de la Primera sesión regular de la Junta Ejecutiva de UNICEF. Adopción del Programa País para Cuba de UNICEF. 12 de febrero de 2020.

Señor Presidente:

Quisiera comenzar agradeciendo la presencia de la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Ford, así como la del Sr. Bernt Aesen, Director Regional a.i para América Latina y el Caribe del UNICEF.

Agradecemos también las presentaciones sobre el tema “Desarrollo de la primera infancia” realizadas por los panelistas. En este marco, apreciamos las valoraciones brindadas por la Sra. Consuelo Vidal, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba, sobre el trabajo del UNICEF en mi país, cuya labor y resultados, a juicio de las autoridades cubanas, han sido excelentes.

Sr. Presidente,

Cuba está satisfecha con los positivos resultados mostrados con la implementación del Programa País para Cuba del UNICEF correspondiente al período 2014-2019.

El nuevo Documento del Programa País para Cuba constituye un elemento de continuidad y avances en favor del bienestar de nuestra infancia y adolescencia. Responde a las necesidades y prioridades nacionales, alineadas con el Marco de Cooperación para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y está articulado, además, con nuestro Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030.

El Programa es también coherente con las prioridades definidas en la Convención sobre los Derechos del Niño, que constituye un marco de referencia para la colaboración entre UNICEF y Cuba.

Confirma, asimismo, los vínculos desarrollados por años con países amigos y socios en materia de cooperación, a quienes agradecemos el apoyo a nuestras prioridades de desarrollo.

Sr. Presidente:

Consideramos muy oportuna la convocatoria a este diálogo sobre el desarrollo en la primera infancia. Una etapa vital para niñas y niños que marca el desarrollo de sus vidas futuras.

Cuba aplica un enfoque holístico al desarrollo en la primera infancia, proporcionando un sistema de servicios integrado a niños y niñas menores de 6 años y sus familias, que tiene como objetivo promover el mejor comienzo en la vida a toda la población infantil, y el máximo desarrollo del potencial de cada niño. Cuenta con programas intersectoriales como el de atención materno-infantil y el programa “Educa a tu hijo”, cuyo objetivo es preparar a la familia para alcanzar el desarrollo integral de los infantes desde el hogar.

El bienestar de los niños y niñas es un propósito inherente al proyecto social cubano, y su cumplimiento cabal se instrumenta a través de políticas sociales, programas y proyectos en las áreas de la salud, la educación, la seguridad social y otras.

Estos servicios han sido generalizados a escala nacional y tienen hoy un alcance universal y gratuito para todos los niños y niñas, con una atención específica para garantizar el acceso de los más vulnerables.

Sr. Presidente:

Permítame compartir con los presentes algunos de nuestros avances:

Cuba garantiza el derecho a la educación a todos los niños. Hemos logrado una educación preescolar universal, con un 99,5 por ciento de los niños menores de 6 años integrados en el sistema educativo.

Cuba se encuentra dentro de los 35 países con la tasa más baja de mortalidad infantil en el mundo y dentro de los primeros en la región de América Latina y el Caribe, con una tasa de mortalidad infantil en el 2019 de 5.0 por cada 1000 nacidos vivos. Los partos están institucionalizados y cuentan con personal calificado. El índice de supervivencia infantil, durante los primeros cinco años de vida, supera el 99% desde hace 20 años.

Cuba se enorgullece de ser el primer país del mundo en eliminar la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis congénita, una condición otorgada por la Organización Mundial de la Salud en 2015 y ratificada en septiembre pasado.

Asimismo, los niños y niñas cubanos reciben atención médica sistemática por uno de los 12.842 médicos de familia ubicados en cada comunidad. Nuestros niños y niñas asisten a no menos de 13 consultas de puericultura en el consultorio durante su primer año de vida.

A través del Programa Nacional de Inmunización, en 2019 se garantizó una cobertura de vacunación por encima del 98%. Se vacuna a toda la población infantil contra 13 enfermedades, incluidas seis que se mantienen erradicadas (difteria, sarampión, paperas, rubéola, poliomielitis y tos ferina), y se prevé ampliar el esquema de vacunación para incluir nuevas vacunas. En cuanto a la nutrición, Cuba no presenta desnutrición infantil grave.

Sr. Presidente,

Cuba confía en que el nuevo Programa País contribuirá de manera significativa a mantener y desarrollar aún más los logros alcanzados con relación a la infancia y la adolescencia, fruto de la Revolución y el esfuerzo del pueblo cubano.

Finalizo renovando el compromiso de Cuba con la labor del UNICEF y su importante rol en favor del desarrollo sostenible. Quisiera compartir una frase de José Martí, Héroe Nacional de Cuba, que guía nuestra labor en estos empeños, y cito: “Para los niños trabajamos, porque son los que saben querer, porque ellos son la esperanza del mundo”.

Muchas gracias.
 
Réplica

Señor Presidente:

Cuba lamenta que la delegación de Estados Unidos intente, una vez más, politizar la labor de la Junta Ejecutiva, en este caso, en el proceso de adopción del Documento de Programa País para Cuba del UNICEF.

Una vez más se intentan alterar las prácticas y métodos de trabajo de este órgano y se desvía la atención de lo que debería ser la esencia de los debates en esta sala: abogar por la protección de los derechos de los niños, ayudar a satisfacer sus necesidades básicas y ampliar sus oportunidades de alcanzar su pleno potencial.

El impacto del Bloqueo no es una invención de Cuba. Provoca daños humanitarios incalculables, constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano, incluido de nuestros niños y niñas y adolescentes. Una inhumana e ilegal política que la Asamblea General de la ONU rechaza por abrumadora mayoría cada año. Los daños acumulados por el bloqueo durante casi seis décadas alcanzan la cifra de 922 000 millones de dólares.

Esta criminal política impacta particularmente en la salud y el bienestar de nuestros niños, niñas y adolescentes. Entorpece la adquisición de tecnologías, materias primas, reactivos, medios de diagnóstico, equipos y piezas de repuesto, así como medicamentos para el tratamiento de enfermedades graves, como el cáncer.

Los fármacos para su tratamiento son los más complejos y caros a nivel mundial y hay un grupo de ellos, sobre todo de inmunología para el cáncer, cuyas principales fuentes son fármacos y farmacias estadounidenses a las que no tenemos acceso. Estos insumos deben obtenerse en mercados lejanos, en muchas ocasiones, mediante intermediarios, lo que incrementa sus precios o resulta inviable.

Entre abril de 2018 y marzo de 2019, el daño al sector de la salud cubano ascendió a más de 104 millones dólares, cifra superior en más de 6 millones a la del año anterior. Desde 1962 hasta la fecha, las afectaciones a la salud pública cubana, como consecuencia del bloqueo impuesto desde hace casi 60 años, ascienden a casi 3.000 millones de dólares.

La cooperación con el UNICEF ha sido afectada por el recrudecimiento del bloqueo norteamericano. Las restricciones comerciales impuestas a Cuba han afectado la compra de suministros para niños, niñas y adolescentes en el marco del Programa de País 2014-2019. El acceso al mercado estadounidense reduciría los costos de dichas operaciones, a la vez que acoatría los tiempos en los procesos de compra.

El bloqueo es el principal obstáculo al desarrollo económico y social de Cuba, así como a la implementación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y, por ende, a la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Sr Presidente,

El Gobierno de los Estados Unidos de América ofrece sesgados comentarios sobre supuestas licencias para operaciones de ventas de medicamentos y alimentos a Cuba, que muy difícilmente llegan a concretarse.

La delegación de Estados Unidos conoce perfectamente las leoninas condiciones que impone a las compras cubanas: no hay acceso a créditos, ni oficiales ni privados, se debe pagar al contado cuando la mercancía llega a puerto, se persigue a los bancos que manejan nuestras transacciones, no se pueden utilizar embarcaciones cubanas, entre otras medidas.

El Gobierno de los Estados Unidos de América no está en condiciones de criticar a Cuba o país alguno en materia de derechos humanos. Rechazamos la reiterada manipulación de estos con fines políticos y los dobles raseros que le caracterizan.

Estados Unidos no es parte de la Convención sobre los Derechos del Niño.

En el país más rico, 40 millones de estadounidenses viven en condiciones de pobreza, de ellos, 18,5 millones en pobreza extrema, incluidos niñas y niños.  Más de medio millón de sus ciudadanos duermen en las calles.

Es condenable la separación de familias migrantes y la separación de los padres y detención indefinida de más de 2 500 niños, y la deportación de 21 000 de estos.

El bloqueo viola también los derechos humanos y las libertades civiles de los ciudadanos estadounidenses, a quienes limita, injusta y arbitrariamente, la libertad de viajar a Cuba, único destino prohibido para ellos en el mundo.

Sr. Presidente,

Sobre la supuesta existencia de detenciones arbitrarias, reiteramos que en Cuba no se practican detenciones arbitrarias. Las detenciones se realizan de acuerdo al procedimiento penal vigente y cumpliendo las amplias garantías del debido proceso que establece nuestro ordenamiento jurídico.

Las detenciones se realizan cumpliendo todas las garantías y formalidades establecidas en la Ley, independientemente de la opinión política del arrestado, cumpliendo todas las garantías y se sustenta en la aplicación de una política penal racional, objetiva, preventiva e individualizada.

Con relación a los falsos cuestionamientos sobre el proceso democrático que condujo a la aprobación de la nueva Constitución de Cuba, debemos señalar que este fue un proceso en el que participaron 8 millones 945 mil 521 personas, de una población de poco más de 11 millones y cuyo documento final fue ratificado por referéndum popular mediante el voto favorable del 86,85% de los votantes. 

Sr. Presidente,

Permítame finalizar renovando el compromiso de Cuba con el UNICEF y con la implementación del nuevo Programa País, lo cual consideramos una modesta contribución al fortalecimiento del multilateralismo y la cooperación internacional.

Muchas gracias.

(Cubaminrex-Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas)

 

Fuente

Etiquetas